Claves para detectar el estrés laboral

Claves para detectar el estrés laboral

En los últimos años se ha vuelto común escuchar entre los pasillos de los trabajos el denominado “estrés laboral”. De hecho, marzo es muy común que comiencen a llegar licencias médicas por dicho motivo tras vacaciones. ¿Mito o realidad? Lo cierto, es que es una contingencia de la que nadie está exento y que ya es toda una realidad en el contexto actual, no sólo en Chile, sino que también a nivel regional.

La presencia de altos niveles de agotamiento emocional, despersonalización y una reducida realización personal son algunos de los factores que ayudan a entender que se está viviendo un proceso así. Pero hay más. Los síntomas del estrés laboral pueden ser separados en dos grandes grupos: por un lado, los asociados a lo emocional; y por otro, los asociados a lo físico.

Síntomas a nivel emocional

El estrés laboral sin lugar a dudas puede alterar importantemente nuestra reacción emocional ante el entorno, cambiando nuestro estado de ánimo y alterando nuestro comportamiento. Algunas de estas reacciones, como el mal humor o la irritabilidad, son fácilmente percibidas por las personas de nuestro entorno; mientras que otras, como el caso de la depresión, son más complejas de notar por los demás, ya que en muchas oportunidades el individuo tiende a fingir un estado emocional saludable, ya sea por miedo a ser rechazado o por no querer generar preocupaciones en el resto.

Algunos de los síntomas:

Ansiedad

Mal Humor

Irritabilidad

Miedo o temor

Inseguridad

Dificultades para concentrarse

Dificultad para tomar decisiones

Bajo estado de ánimo

Depresión

 

Síntomas a nivel físico

Así como existe el emocional, el estrés laboral también origina una serie de reacciones en nuestro cuerpo alterando nuestro sistema motor, digestivo, respiratorio o cardiovascular. Entre los síntomas físicos más frecuentes podemos encontrar los siguientes:

Problemas intestinales y/o estomacales

Sudoración excesiva

Hiperventilacion

Dolor de cabeza

Mareos y náuseas

Temblores

Taquicardia

Tensión muscular y contracturas

Hiposalivacion (Sequedad de la boca)

Insomnio

 

Como recomendación, es necesario prestar atención a cada uno de los síntomas mencionados con anterioridad, con mayor razón si estos se han prolongado durante el tiempo, ya que puede terminar teniendo consecuencias más graves. Si presenta alguno de los síntomas expuestos, se recomienda consultar con un profesional.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *