Tips para saber si tu empresa está preparada para una catástrofe

Tips para saber si tu empresa está preparada para una catástrofe

Sí, es una palabra que suena fuerte, pero que no escapa a nadie, aunque unas están más expuestas a otras. Por lo mismo es bueno anticiparse, ver en qué contexto está una institución con el ánimo de prevenir y no de curar.

Somos un país acostumbrados a las vicisitudes que la naturaleza nos impone. Temblores, incendios, tsunamis, entre otros imprevistos, nos llevan a interiorizarnos bien si la compañía en la que nos desenvolvemos está preparada para este tipo de circunstancias.

Realidades como las mencionadas anteriormente podrían llevar a tener consecuencias negativas para las empresas si no son abordadas de manera correcta. Por lo mismo, la planificación y gestión preventiva tiene un papel fundamental. La recomendación tradicional dice que se debe implementar un plan para aplacar estas contingencias que expongan la seguridad de los colaboradores bajo el contexto de una emergencia.

¿Cuándo y qué considerar para prevenir?

Antes de una catástrofe:

–               Analizar la ubicación: Efectuar un estudio de las diversas catástrofes a las que se encuentra expuesto, consignando aspectos como clima, suelo, etc.

–               Contratar expertos: Se recomienda contratar la asesoría de una compañía especializada con experiencia efectiva de catástrofes. Estas instituciones realizan en conjunto Planes de  Continuidad del Negocio (BCP).

–               Plan de comunicaciones de crisis: Se debe difundir quiénes son las personas autorizadas para actuar en nombre de la empresa ante los medios o las autoridades locales.

–               Revisar la cobertura del seguro: Entender la póliza regularmente y buscar asesoría de cómo poder mejorarla, ya que permanentemente las compañías ofrecen cambios de planes con mejoras para el cliente.

–               Coordinación con instituciones: Tener a la mano los contactos de  centros de salud, carabineros, bomberos, entre otros.  Hacer lo posible comunicar la situación de la empresa respecto de extinción del fuego, vías de evacuación, puntos de reunión.

–               Planificar la continuidad de las operaciones: Revisar en detalle cada área de la empresa. Evaluar cuál y cómo podría mantenerse operativa después del incidente.

 

Después de una catástrofe:

–               Cubrir puestos de trabajo: Entender que muchos colaboradores habrán dejado las instalaciones para estar con sus familias, por lo mismo se sugiere considerar turnos de reemplazo.

–               Revisar lo ocurrido: Reunir al equipo de crisis y redactar las experiencias y lecciones aprendidas para en el futuro mejorar ciertas acciones.

–               Capacitación y re-entrenamiento: Es importante realizar ejercicios prácticos de evacuación y que además se chequeen los procedimientos de seguridad al menos dos veces por año.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *